Relatos olvidados: curiosa Buenos Aires. Un censo centenario