Un consenso que ahora demanda equidad