Un dilema severo para el Gobierno