Un error de diagnóstico que casi le cuesta la vida