Un fallo histórico en defensa de la pluralidad