Un genio condenado por la miopía de la ley