Un gobierno jaqueado por las crisis