La semana política I. Un golpe de Estado sin militares