La semana política II. Un país acosado por las contradicciones