Un país donde nunca se resuelve ningún conflicto