Un problema de alcance mundial

(0)
21 de diciembre de 2018  

La Asociación Argentina de Salud Pública (Aasap) celebra que los líderes del mundo se hayan abocado a tratar la salud en sus declaraciones y particularmente en la emitida con motivo de la celebración del encuentro del G-20 en Buenos Aires. Las reuniones previas celebradas en Hangzhou, China y en Hamburgo, Alemania, han dado un lugar destacado a la salud, sobre todo en Hamburgo, cuya declaración señala la necesidad de salvaguardar contra las crisis la salud y la necesidad de fortalecer los sistemas de salud, aceptando que el G-20 tiene un papel crucial frente a los desafíos de la salud global.

Resalta la meta de la cobertura universal de salud como parte de la Agenda 2030 y hace un llamamiento a las Naciones Unidas para mantener la salud mundial en un lugar destacado de la agenda política. El documento apoya a la OMS y aboga por una financiación suficiente y sostenible para fortalecer las capacidades sanitarias mundiales.

La Reunión de Ministros de Salud del G-20 de octubre de 2018, celebrada en Mar del Plata como parte de los trabajos previos a la cumbre de diciembre, han recorrido los más diversos aspectos de la salud, desde la resistencia antimicrobiana, la malnutrición, la lucha contra las enfermedades no transmisibles, las respuestas de los sistemas de salud frente a las crisis y pandemias y el fortalecimiento de sistemas de salud que abarcan la cobertura universal, el financiamiento sólido, la prevención y vigilancia de enfermedades, el acceso a los medicamentos y vacunas de calidad, la calidad de los sistemas de provisión de la salud, la formación de personal sanitario, entre otros.

La vastedad de temas y los compromisos expuestos por los ministros de salud del G-20, no parecen verse reflejados en toda su dimensión en la Declaración de los Presidentes del G-20. La demanda de salud, la posición de la misma en la agenda pública al igual que la forma en que ella influye sobre la sociedad, han cambiado de dimensión. La salud de las personas y las sociedades ya no queda condicionada por fuerzas exclusivamente nacionales, sino que hay un nivel planetario para su determinación. De este modo surgen un deber y una expectativa global en referencia a la salud.

Hay cuestiones de salud que deben ser objeto de preocupación mundial, sencillamente porque sus determinantes exceden la injerencia de los Estados nacionales, y hay un reclamo global por la salud debido a que dichos problemas no tienen efectos aislados y circunscritos, y las soluciones a los mismos requieren de esfuerzos cooperativos a gran escala. Frente a las fuerzas globales que actúan sobre la salud y su sistema de cuidados, terminan por ser los Estados nacionales quienes sufren los embates. Este es el fundamento de la necesidad de una diplomacia de la salud ( Global health diplomacy), y de la formulación de políticas nacionales de salud que consideren este contexto global incuestionable en que la civilización se ha colocado. Es en este contexto que desconcierta y preocupa a quienes trabajan y abogan por la salud global como prioridad para el desarrollo humano y el bienestar futuro de los países que los líderes del mundo no hayan hecho una referencia explícita a los conceptos de Salud Global ni a la estrategia de Atención Primaria de la Salud, herramientas identificadas como centrales en la cobertura y acceso al sistema de salud.

Presidente y secretaria de Aasap

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.