Editorial II. Un proyecto que no debe frustrarse