Línea directa. Un título que sorprende a algunos e indigna a otros