Editorial I. Un tributo irracional y molesto