Ediorial II. Una buena señal