Una calma fugaz

Diana Fernández Irusta
Fuente: Reuters - Crédito: Rupak De Chowdhuri
(0)
27 de abril de 2018  

Finalmente, la humanidad es esto: una cuna precaria, un sostén trabajoso, un niño que duerme. Y puede haber -de hecho, las hay- cunas de lo más sofisticadas, cochecitos con aspiraciones, cuartos colmados de peluches, juguetes, colores pastel o refinadísimo diseño. Pueden existir todos los lujos, consumos, derroches imaginables; la humanidad, así y todo, seguirá siendo esto. Una calma fugaz. Un dejarse llevar por andariveles inevitablemente frágiles. Algo de lo que todos somos descansa en este niño de Kolkata, India. Pero también lo hace en las manos que lo arroparon, improvisaron una almohada discreta, crearon un cobijo momentáneo. ¿Qué es ser humano? Es tensar las sogas, humildes y firmes, de la cuna que eleva y preserva a tu hijo. Ofrendarle un resto de paz. A despecho de la furia que aguarda allí nomás, justo donde asoman las fauces del mundo.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.