Una crisis asintomática que demora las reacciones