Navidad. Una fiesta que oscila entre el consumo y la fe

Si bien priman en ella las tradiciones seculares, hay quienes viven en la Navidad la esencia de la celebración cristiana
Lorena Oliva
(0)
21 de diciembre de 2019  

En un arco amplio que oscila con variada intensidad entre la creencia y el consumo, la sociedad argentina vive la Navidad en consonancia con la forma en que se mueve en el universo religioso.

"Seis de cada diez argentinos se vinculan con Dios por su propia cuenta, sin la mediación de sacerdotes, pastores u otros líderes religiosos. Asimismo, el 63% asiste a misa o a la celebración de un culto en ocasiones especiales o directamente no frecuenta. En ese marco, la festividad de la Navidad actualiza la vivencia religiosa presente en la sociedad argentina, pero en un formato desprovisto de regulaciones institucionalizadas. Mayoritariamente se la conmemora sin seguir necesariamente las liturgias preestablecidas", reflexiona al respecto Juan Cruz Esquivel, doctor en Sociología e investigador del Conicet.

Pero ¿cómo se instaló en la sociedad este modo de celebrar desapegado de lo religioso? ¿Fue esta última en algún momento la dimensión que primó? Esquivel, también doctor en Antropología, tiene dudas. Un rastreo por los números de Caras y Caretas de fines del siglo XIX y principios del XX relaciona el término "Navidad" con cuestiones mundanas. "O la sociedad no era tan religiosa o la revista no le prestaba atención al fenómeno. Quizá se haya dado una catolización de la sociedad más hacia los años treinta, que es el momento en el que los historiadores indican que la cultura católica permeó con fuerza en la sociedad", arriesga.

En cualquier caso, lo que hoy ocurre con esta festividad es, a su entender, otra muestra de la escasa incidencia que la dimensión religiosa tiene sobre esta fecha. "La Navidad es la época en la que nos sentimos hermanados y tenemos que comprar regalos. Por supuesto que hay núcleos en los que lo religioso tiene mucha fuerza, pero en líneas generales lo que prima es una dimensión más secular. Papá Noel, el árbol... costumbres que no son católicas. Es decir, vivimos la Navidad de un modo diferente del que te muestra el principal agente catolizador del país. Eso es significativo", considera.

Nicolás Viotti, investigador del Conicet, coincide. "Si bien se trata de una celebración residualmente católica, la Navidad es, por sobre todas las cosas, el culto a la familia y los amigos. Es un fenómeno masivo porque, si bien nuestra sociedad es muy individualista, tiene a su vez una afectividad muy fuerte. En ese sentido, la Navidad es un ritual público en donde se reafirma la amistad, la familia, la condensación del vínculo con el otro".

Pero ¿qué significa la Navidad para los cristianos? José María Cabrera, fraile dominico y profesor de Filosofía en la UCA, cita textuales palabras del papa Francisco: "La Navidad es la manifestación más sensible y presente del amor de Dios por los hombres y mujeres. [.] Él, el Dios todo poderoso, el Verbo de Dios, la segunda persona de la Santísima Trinidad, se hace hombre. Toma cuerpo, se hace visible, se hace cercano. ¿Para qué? Para dar respuesta a nuestras preguntas y dolores: ¿de dónde vengo?, ¿a dónde voy?, ¿por qué sufro?, ¿por qué moriré?"

Cabrera agrega: "El amor de Dios, hecho carne y visible en Jesús desde Belén abarca a todos. Toda la creación es renovada por su venida y con la vida nueva de su resurrección. No todos lo perciben igual y hoy no todos lo reconocen, pero aún así el misterio de la Navidad alcanza. Los frutos de solidaridad, reconciliación, paz, hermandad y comunión, propios de estas fiestas, no son movimientos espontáneos del corazón de los seres humanos sino mociones del Espíritu de Jesús en nosotros". Cabrera encuentra muchos rasgos de la esencia cristiana de la Navidad incluso en el modo de celebrarla de los no creyentes.

"Para la sociedad no creyente es una fiesta familiar -reconoce el religioso-. Fiesta de regalos, de compartir en familia, de reconciliarnos y de abrir el corazón a los más necesitados para que puedan celebrar y alegrarse. Todos estos son elementos propios de la Navidad cristiana que llegan a toda la sociedad".

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.