Más persecución en Venezuela. Una ley para cazar opositores