Una ley que avasalla garantías