Una Mona Lisa a la medida del siglo XXI

Ernesto Martelli
Ernesto Martelli LA NACION
(0)
24 de junio de 2018  

El Museo del Louvre y sus obras más representativas a disposición de dos artistas pop en fase megalómana: Beyoncé y Jay Z, en rigor Sra. y Sr. Carter, dispusieron de la Mona Lisa, la Victoria alada de Samotracia y de pasillos y salones del museo parisino como extraordinaria escenografía de su sonido trap de última generación, sus letras ambivalentes y el desparpajo de nuevo rico que pone el lujo europeo a sus pies.

Hipérbole conceptual, la famosísima pareja artística (Beyoncé es de los perfiles más exitosos en redes sociales) busca representar un renacentista siglo XXI: con los valores de la igualdad de género, el orgullo afrodescendiente y el poder femenino producen, interpretan y firman en conjunto el disco (Everything is Love) e invierten sus millones en ubicarse cara a cara con La Gioconda, de Leonardo: generan algunas interesantes controversias (como la que se da en el perfil del museo en Instagram) y ocupan un lugar en la historia. Oda a la influencia, como la describió la revista New Yorker, es una explícita ambición canónica desbordada de prepotencia pop.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.