Una Navidad populista, sin luz y sin moneda