Paz, amor y gobernabilidad. Una Nochebuena sin disturbios