Catalejo. Una nueva moneda: el prestigio