Una oportunidad perdida para el Gobierno