Reseña: El cuerpo. Cegador, 2, de Mircea Cartarescu