Una ventana a un mundo distinto e impredecible

Carlos Guyot
Carlos Guyot LA NACION
(0)
24 de noviembre de 2013  

Cuando los teléfonos comenzaron a popularizarse, a principios del siglo pasado, se escribieron artículos que anunciaban la catástrofe: la gente dejaría de hablarse cara a cara y el nuevo aparato destruiría las relaciones personales. Salim Ismail, emprendedor serial y embajador de la Singularity University, ilustra con la anécdota la sensación de amenaza que provoca el crecimiento exponencial de la tecnología.

"Todos estamos habituados al crecimiento lineal: en catorce pasos de un metro recorremos catorce metros. Pero el crecimiento exponencial nos asusta por su impredecibilidad: avanzamos 16.384 metros al elevar 2 a la potencia de 14", explicó esta semana en Innovativa, un seminario organizado por el gobierno de la ciudad de Buenos Aires en la Usina del Arte.

Allí, Ismail y otros siete expertos de la Singularity University expusieron sobre el futuro de la tecnología y su impacto en la sociedad. Una ventana al mundo que espera a la vuelta de la esquina. Distinto, fascinante y, ante todo, impredecible.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.