Opinión. Verde, el color del año