Dolor invisible. Víctimas incómodas para la Justicia