Voces que llegan desde el fondo de la celda

(0)
4 de noviembre de 2017  

Una carta de Julio De Vido desde la cárcel es capaz de hacer cundir el espanto empresarial. Más por lo que puede llegar a decir en el futuro que por lo que esta nueva vocación epistolar del ex ministro, practicada con bronca desde Ezeiza, ha revelado hasta el momento. Hay hombres de negocios muy preocupados. Pero por ahora, los dos textos que escribió no pasan de duras críticas a la Justicia y al Gobierno y de una catarsis de decepción sobre su entorno, que incluye en primer lugar a Cristina Kirchner.

En realidad es improbable que De Vido la involucre a ella en algún caso de corrupción. Por lo pronto, tal como está la ley argentina, hacerlo no le reportaría la eximición de prisión. Al contrario: equivaldría a autoincriminarse en momentos en que, según se percibe en el optimismo de sus abogados, tiene esperanzas de volver a quedar en libertad hasta que haya una sentencia. Además, ¿sería coherente denunciar a la ex presidenta y al mismo tiempo, como expuso en la carta del martes, reivindicar a Néstor Kirchner? "Él es como Lázaro, un guerrero: no va a hablar", anticipan en lo que queda de su círculo fiel, donde interpretan también el párrafo en que dice sentirse defraudado por ex colaboradores que no nombra: son Ricardo Jaime y José López.

Muy distinto es el caso de Amado Boudou , detenido ayer por pedido del juez Ariel Lijo en una causa por supuesto enriquecimiento y asociación ilícita. Alguien que trabaja para el kirchnerismo diferenciaba, horas después, el carácter del ex vicepresidente del de Lázaro Báez y De Vido: "Mal que mal, éstos son negros curtidos del Sur. Pero yo no sé cómo se la va a bancar este pibe". La sospecha tiene un sustento: hace tiempo que Boudou viene insinuando que no se va a quedar callado. No lo hizo en su primera aparición después de las denuncias, durante su encendido monólogo del Jueves Santo de 2012. Esa tarde, al defenderse de las acusaciones por la venta de Ciccone, involucró directamente a directivos de la Bolsa y la empresa Boldt. Y en la campaña electoral de 2015, molesto porque Sergio Massa había empezado a cuestionarlo públicamente para diferenciarse del kirchnerismo, envió a Tigre un sugestivo mensaje a través de un ex compañero de ambos, Diego Bossio: si sale la ley del arrepentido, advirtió, voy a contar toda mi experiencia en la Anses. ¿Qué otros nombres del establishment económico y político podrían surgir de una declaración semejante? ¿Y del caso Ciccone no participaron empresarios?

La pérdida de poder y la depresión tienen efectos impredecibles. Boudou viene diciendo en confianza, desde hace tiempo, que ha perdido las ganas de vivir. Y aun sin eximición de prisión, dar nombres puede tener en algunos casos un objetivo político: generar alboroto para, finalmente, presionar para mejores condiciones en la detención. Nadie esperaba, por ejemplo, que Omar "Caballo" Suárez, ex líder del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU), hablara de la forma en que lo hizo en la entrevista que dio a conocer esta semana la periodista Romina Mangel en el programa Animales sueltos , por América. "Hugo Moyano es el responsable de que esté acá", dijo el sindicalista, que acusó a las empresas del sector y anticipó que denunciaría pasado mañana al juez Rodolfo Canicoba Corral por un presunto pedido de coimas.

Las palabras de Suárez sacudieron esa noche al mundo de la navegación. Un sector chico en el que todos se conocen y en el que casi nadie podría haber trabajado sin la venia del gremio. Hay ejemplos grotescos. En junio de 2011, después de diez años de operar en la Argentina, la holandesa de remolcadores Smith International tomó la decisión de irse del país por presión de Suárez. Se fue y dejó los barcos, que fueron repartidos entre las navieras que quedaban. Smith International le echó en ese momento la culpa a la Subsecretaría de Puertos y Vías Navegables y a una competidora, la argentina Maruba, de la familia Rodríguez Vázquez, empresa que había empezado a recuperarse de la crisis global gracias a una decisión estratégica que tomó en 2010: incorporar a Suárez en el directorio de la compañía. Desde entonces, todo fue más sencillo para Maruba: aunque nunca había transportado combustibles líquidos, se adjudicó contratos con Cammesa, la administradora del mercado eléctrico, que importaba gasoil y fueloil para la industria y las generadoras de energía. Esas operaciones, firmadas con petroleras como YPF, Shell y Oil, le habían correspondido tiempo antes a navieras más habituadas a ese negocio. Entre ellas Petro Tank, de Miguel Padilla, que se peleó con Suárez y lo denunció después en la Justicia.

¿Dará el ex líder del SOMU, desde la cárcel, más detalles de esos contratos? Maruba fue durante un tiempo la preferida del gobierno. En mayo de 2012, por ejemplo, le proveyó a Guillermo Moreno el buque para llevar 1500 toneladas de productos argentinos y ganado en pie en la famosa gira comercial a Angola. "El Arca de Moreno", lo llamaron los empresarios. Eran días de euforia militante. Nicolás Balinotti, enviado especial de este diario a Luanda, consignó en su despacho de entonces que, durante el viaje, una vaca preñada había tenido un ternero de 45 kilos al que los tripulantes bautizaron en honor del secretario de Comercio Interior: "Guillermito". Suárez estaba ahí y se jactaba de que la llegada del barco hubiera sido responsabilidad suya. Dos días después, mientras inauguraba la exposición argentina en la Feria Internacional de Luanda, Cristina Kirchner le agradeció desde el atril. "¿Dónde estás, Suárez? El barco, che, la empresa argentina Maruba que trajo todo. Gracias, Suárez, del sindicato de SOMU, que a veces nos peleamos porque me hace cada lío por ahí, pero yo lo quiero mucho igual".

Es imposible que el ahora preso en Marcos Paz haya accedido a los contratos de Cammesa sin la aprobación de Julio De Vido. Hace diez días, el fiscal Gerardo Pollicita imputó al ex ministro, a Roberto Baratta y a los ex secretarios Mariana Matranga y Daniel Cameron en la causa que impulsó la denuncia de Petro Tank.

En la entrevista, Suárez no criticó a De Vido. Casi lo contrario: habló de él con afecto. Nada nuevo. Ese sector pareció durante estos años una maqueta perfecta de la Argentina: empresas que, libre o compulsivamente, se asociaron con la corrupción para sobrevivir, un regulador cómplice y, como contrapartida, altos costos que pagan el Estado y los privados. No hay en cada rama de la industria nadie que desconozca estas tramas, imposibles de compendiar en una carta mal redactada durante un día de furia y desde una celda oscura.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.