Votar con el bolsillo y con el corazón