La semana política I. ¿Vuelve el fantasma de la ilegitimidad?