El escenario. Y el pato, al final, empezó a renguear