Yegua empoderada

Graciela Guadalupe
Graciela Guadalupe LA NACION
(0)
20 de enero de 2019  

"La yegua va a trotar y vaa ganar en primera vuelta"- D e Aníbal Fernández

Dijo Giulio Andreotti: "El poder desgasta sobre todo cuando no se tiene". Sostuvo Edmond Thiaudière: "La política es el arte de disfrazar de interés general el interés particular". Y definió Winston Churchill: "El político debe ser capaz de predecir lo que va a pasar mañana, el mes próximo y el año que viene, y de explicar después por qué no ha ocurrido".

A las célebres frases del dirigente político y periodista italiano, del filósofo francés y del primer ministro del Reino Unido, se suma ahora una de antología. Y es propia. No hay que buscarla afuera. Es nuestra. "La yegua va a trotar y va a ganar en primera vuelta". La "yegua" vendría a ser Cristina Kirchner y el autor de semejante definición es Aníbal Fernández, quien fue, entre otras cosas, secretario general de la Presidencia y ministro de Producción de Duhalde ; ministro del Interior de Néstor; y ministro de Justicia, secretario general de la Presidencia y jefe de Gabinete de Cristina.

"Mientras respiramos, tenemos esperanza", dijo el dos veces presidente Barack Obama , seguramente envidioso del largo y prolífico currículum público de nuestro Aníbal.

No hay por qué pegarle al quilmeño por lo que dijo. Al contrario. Es un hombre de época. De esta época. Que sabe que los vocablos no son malos por sí mismos -ya lo había dictaminado el Negro Fontanarrosa-, que además son gratuitos -cuando todo está muy caro-, y que para hacer campaña no se necesitan fortunas, sino pegarla con alguna buena frase o imagen. Téngase en cuenta que la foto con más likes en Instagram fue un huevo.

Por otro lado, el mote de "yegua" ya fue exorcizado. Y lo fue por la propia Cristina. Al principio le dolía. Se lo dijo a Brienza, a Rial y a Novaresio, en las pocas entrevistas que concedió a periodistas locales. Después, como quien viene de realizar un profundo trabajo de superación, ella misma se burló del calificativo. En 2017, en plena campaña electoral, fue a Berazategui y no dudó en sacarse una foto junto a Malena, una potranca rescatada de carros de la calle y que portaba un cartel que decía: "¡Yo también soy una yegua!".

"Peligrosos son los grandes hombres de los que uno no se puede reír", decía el escritor italiano Giovanni Guareschi, para seguir con las frases. Y, para cerrar, una de Woody Allen : "El mago hizo un gesto y desapareció el hambre, hizo otro gesto y desapareció la injusticia, hizo otro gesto y se acabó la guerra. El político hizo un gesto y desapareció el mago".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.