La trastienda. A desgano, el canciller aceptó tres nombres