A Puerta le opacaron el debut como "presidente"

Pasado mañana ocupará el Ejecutivo
(0)
18 de diciembre de 2001  

Aunque por dos días el titular del Senado, el justicialista misionero Ramón Puerta, será presidente provisional de los argentinos, una nube imprevista opacará su debut.

Entre pasado mañana y el viernes, cuando Fernando de la Rúa se ausente del país para participar de la Cumbre de Presidentes del Mercosur en Uruguay, Puerta tenía previsto estrenar su función durante un acto en San Luis. Allí, otro peronista, el gobernador local Adolfo Rodríguez Saá, inaugurará el aeropuerto internacional Valle del Conlara, en Merlo, con una inversión de 14,5 millones de pesos.

Puerta, que además es coordinador del Frente Federal, que agrupa a las provincias peronistas "chicas", y es considerado "socio político" de Rodríguez Saá.

El acto estaba previsto como una demostración de poderío conjunto de la oposición. Pero De la Rúa, rápido de reflejos, buscó evitar que "los ratones bailen", según una fuente de la Casa de Gobierno. Y dejó su cargo cubierto por el ministro de Infraestructura y Vivienda, Carlos Bastos, que asistirá al acto en San Luis en representación del jefe del Estado.

El funcionario será, así, "el representante oficial del Presidente". ¿Y Puerta que vendría a ser?, ironizaron cerca del legislador misionero.

Pero igual mantuvieron la reserva: Puerta encomendó a sus colaboradores mantener el bajo perfil y aclarar que el virtual vicepresidente de la Nación no tiene previsto subirse a ningún Tango (avión presidencial) durante la ausencia del mandatario.

Un despacho con buena vista

Tampoco tiene previsto firmar decretos y menos, contaron cerca de Puerta, mudarse a atender sus actividades en la Casa de Gobierno.

"Aunque nos contaron que Chacho (Carlos Alvarez, ex vicepresidente) tenía un lindo despacho", dejaron trascender colaboradores del ex gobernador misionero. Es cierto: el ex vicepresidente era uno de los pocos que gozaban de un despacho con balcón sobre la Plaza de Mayo, el mismo que usaba Eva Perón.

Días atrás, un antiguo colaborador de Alvarez regresó a la Casa Rosada para participar de un acto con empresarios. LA NACION lo descubrió abriendo con nostalgia la puerta de la oficina que perteneció a Alvarez, ahora vacía. Tomado por sorpresa, el colaborador se sonrojó y confesó: "Me siento como si estuviera visitando una tumba en un cementerio".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.