Opinión. ¿A quién le sirve un peronismo dividido?