Absuelven al funcionario del Ministerio de Salud que jugó dinero público en la ruleta

La Justicia consideró que su adicción a los juegos de azar fue determinante en su accionar; continúa como empleado de la dependencia
(0)
28 de noviembre de 2013  • 16:05

Un funcionario del Ministerio de Salud acusado de quedarse con más de $ 37.000 destinados al arreglo de un vehículo fue absuelto en un juicio oral ya que los jueces consideraron que no pudo comprender la criminalidad de sus actos a raíz de su adicción enfermiza a los juegos de azar.

El funcionario reconoció que utilizó el dinero para "jugar a la ruleta". El Tribunal Oral en lo Criminal Federal número cuatro, con los votos de los jueces Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi, más la disidencia de Néstor Costabel, absolvió al imputado.

El funcionario había sido denunciado por los abogados del ministerio porque "a pesar de haber sido intimado al efecto, no rindió cuentas ni devolvió la suma de 37.820 pesos que le fueron entregados en agosto de 2006 para la reparación de una camioneta Ford Ranger" cuando "se encontraba a cargo del Area de Automotores".

El tribunal evaluó que el imputado "reconoció el suceso" y, en ese contexto, "dispuso en provecho propio el dinero líquido que recibió", que "nunca fue restituido" y además "generó demoras significativas en la reparación del vehículo, lo que implicó que por tal lapso este no pudiera aplicarse a las necesidades de logística del Ministerio".

Pero el voto mayoritario consideró que "no ha podido acreditar con plena certeza que, al momento de la perpetración del injusto que se le enrostra, el encausado haya podido dirigir sus acciones de modo de ajustar su comportamiento a las exigencias del orden jurídico".

Para ello, valoró que como consecuencia de su conducta patológica respecto del juego se sometió voluntariamente a un tratamiento en el año 2009, por lo que "es razonable entender que esa adicción incidió en el injusto cometido".

"Compulsión"

"Parece bastante probable que esa misma impulsividad o compulsión que por tantos años lo llevó a apostar dinero, también pudo haber incidido en su ámbito de autodeterminación a la hora de disponer del dinero de la repartición pública", evaluaron los jueces.

Los magistrados añadieron que "la compulsión al juego, probablemente disparador de su conducta dirigida a sustraer el dinero que se le confió, genera un estado de duda insuperable acerca de su cabal capacidad para dirigir acciones, que ineludiblemente requiere el juicio de reproche".

El fiscal Diego Luciani había pedido una condena de dos años de prisión en suspenso e inhabilitación absoluta perpetua por el delito de "peculado", en tanto que el defensor oficial Adrián Forte había reclamado la absolución por inimputabilidad.

El funcionario absuelto, padre de tres hijos de entre 13 y 16 años, sigue trabajando en el ministerio de Salud, aunque durante el juicio "aclaró que no maneja su haber mensual desde que efectuó el tratamiento por su adicción en el Hospital Alvarez y que sí lo hace su esposa".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.