El análisis. Acabamos de ingresar en el peor de los mundos