Aceptan los docentes un aumento del 27%

Es el acuerdo con la Nación; en la provincia, conciliación
Nicolás Balinotti
(0)
28 de febrero de 2015  

El hecho de ser un año electoral fue determinante para apurar el desenlace de las paritarias de los docentes en todo el país. Por su magnitud e impacto, las tres negociaciones más complejas fueron las de la provincia y la ciudad de Buenos Aires, y la que afrontó la Casa Rosada con los cinco gremios de representación nacional.

La paritaria federal concluyó ayer, con un acuerdo por un aumento del 27,2% del sueldo mínimo (irá de $ 4400 a $ 5600 a partir de agosto) y la duplicación del incentivo docente, que no se actualizaba desde hace tres años y que a partir de ahora será de $ 510.

Este trato suele ser una referencia para otras negociaciones, ya que es el Estado nacional el que juega en el rol de empleador, en este caso de alrededor de 1.000.000 de trabajadores docentes de escuelas públicas y privadas subsidiadas. El desenlace de esta paritaria, además, es un asunto de interés para los gobernadores, ya que cada punto de aumento implica mayores gastos para distritos que sufren problemas de caja.

El frente gremial docente, representado por Ctera, Sadop, UDA, AMET y CEA, exigió una suba inicial de casi el 39%: querían el salario mínimo en $ 6100. Pero, al no alcanzar ese porcentaje, se buscó recomponer el salario a través del fondo de incentivo docente, cuyo valor estaba anclado en $ 255 desde 2012.

Con el desafío de comenzar pasado mañana el ciclo lectivo, el acuerdo con los gremios se anudó de madrugada en el despacho del ministro de Economía, Axel Kicillof. Hasta el 5° piso del Palacio de Hacienda fueron el ministro de Educación, Alberto Sileoni, y los cinco dirigentes gremiales. Todo pareció empantanarse cuando un gremialista exigió que el porcentaje de suba debía tener "un tres adelante". Es decir, debía ser de un 30%, como mínimo. Como eso resultaba imposible para los funcionarios, fue Kicillof el que buscó la salida para compensar a través del incentivo docente.

La suba del 27,2% se concretará en dos tramos. A partir de mañana, el sueldo testigo de un docente será de $ 5345 y a partir de agosto, de $ 5600. Esta suba se aplicará directamente en seis provincias que aún no superaron estos montos en los sueldos de sus docentes. Se trata de Salta, Jujuy, La Rioja, Misiones, San Juan y Formosa. El incentivo docente, que trepó a $ 510, podrá ser percibido dos veces, en caso de que el maestro tenga dos cargos.

"Se logró el acuerdo que era posible. Lo del incentivo docente es muy positivo porque beneficiará a 1.200.000 maestros", dijo a LA NACION Sergio Romero, jefe de UDA y secretario de políticas educativas de la CGT alineada con el Gobierno.

Tras el debate en el despacho de Kicillof, el acuerdo fue oficializado a la tarde por el ministro de Trabajo, Carlos Tomada. "Esto ratifica y profundiza el rol del Estado, que duplica el fondo de incentivo docente. Esta paritaria también es el reflejo de largas luchas. Se ha fortalecido el rol del movimiento sindical docente", consideró Tomada.

Así como Daniel Scioli y Mauricio Macri apostaron a un acuerdo antes del 2 de marzo para evitar que el conflicto opaque sus campañas electorales rumbo a la Presidencia, la Casa Rosada se manejó también con la misma fecha límite y logró garantizar el normal inicio de clases.

En la provincia de Buenos Aires, pese a elevar a $ 7000 el sueldo inicial, dos de los cuatro sindicatos de docentes anunciaron un paro para pasado mañana. Pero el Ministerio de Trabajo bonaerense dictó ayer la conciliación obligatoria, lo que haría revisar la postura de la FEB y Udocba, las dos organizaciones que no aceptaron la oferta sciolista.

Si bien todavía no se oficializó, en la ciudad de Buenos Aires el ministro del área, Esteban Bullrich, acordó una suba del 34,3% en dos cuotas con los 17 sindicatos. Así, el maestro porteño de jornada simple sin antigüedad percibirá a partir de marzo $ 7200 y, desde agosto, $ 8130.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.