Acuerdan bajar el tono del caso Botnia

Cristina Kirchner y Mujica imaginan "un paraguas" que aísle el conflicto por la papelera y permita revitalizar la relación bilateral
Mariano Obarrio
(0)
9 de diciembre de 2009  

MONTEVIDEO.- La papelera Botnia ya no entorpecerá la relación bilateral entre la Argentina y Uruguay. Al menos eso es lo que acordaron ayer la presidenta Cristina Kirchner y el presidente oriental electo, José Mujica, después de sus reuniones de anteanoche y de ayer.

Pero no hubo avances concretos en las reuniones acerca de cómo solucionar el conflicto que ya superó los tres años de duración. Habrá un paraguas y el caso de la la pastera pasará a ser "un tema menor", indicaron fuentes oficiales. Se lo calificará como "una pequeña discordancia" en un "amplio reracionamiento" bilateral. Para la Presidenta, se abrió "una nueva etapa" de diálogo.

Según anticipó ella a los enviados de medios argentinos, entre ellos LA NACION, "el próximo encuentro será el 1º de marzo", en esta ciudad, cuando Mujica asuma como presidente. Para entonces, ella vendrá junto a su esposo, el diputado Néstor Kirchner.

Los encuentros con Mujica no colmaron las expectativas creadas porque no se avanzó en concreto sobre el diferendo. La denuncia argentina por contaminación tendrá un fallo del Tribunal Internacional de La Haya, presumiblemente en marzo de 2010. Hasta entonces, no darán un paso más.

Tampoco Cristina Kirchner aceptó contestarle a dos periodistas uruguayos sobre si impulsará el levantamiento del corte del puente Gualeguaychú-Fray Bentos. Lo hizo de mala manera.

La Presidenta ya se había negado a hablar del diferendo en la conferencia conjunta con el presidente saliente de Uruguay, Tabaré Vázquez, donde debían cerrar la Cumbre del Mercosur. "Me parece impropio hablar con el logo del Mercosur atrás y ejerciendo la presidencia del bloque, sobre una cuestión bilateral y en ese marco se va a seguir desarrollando", dijo ante una pregunta de una enviada argentina de Canal 7.

Cuando dos cronistas de Uruguay insistieron, la Presidenta los cortó: "Creo que hay un problema de comprensión de texto o quizás el problema es mío que no me supe expresar".

Ni Uruguay relocalizará la fábrica emplazada en Fran Bentos, ni dejará de reclamar el desbloqueo del puente. Su gobierno no tiene margen para ello, según confiaron a LA NACION fuentes oficiales de ese país. Si no se levanta el bloqueo, la relación continuará tirante.

Pero Mujica necesita remontar el vínculo con la Argentina, cuentan sus allegados. Por culpa del conflicto, Uruguay perdió el apoyo argentino para financiar 90 millones de dólares que necesita para la interconexión eléctrica con Brasil y el proyecto, estratégico, está paralizado. El ex guerrillero tupamaro busca soluciones.

"Quiere un paraguas, distensión, que Botnia no contamine el resto de la relación estratégica con la Argentina", dijo una alta fuente argentina, de excelente diálogo con Uruguay.

A solas

Cristina Kirchner se reunió con Mujica anteanoche, a las 23, en el hotel Sheraton de Punta Carretas, donde se aloja. Conversaron 20 minutos a solas. También se cruzaron ayer en el almuerzo de presidentes del Mercosur, según relató luego la Presidenta a LA NACION, sin revelar detalles de las charlas.

Cuando este enviado le preguntó en el hotel por la reunión de anteanoche, Cristina Kirchner señaló: "Muy buena reunión, excelente. Fue una deferencia de él esperarme aquí, cuando yo llegué, para poder hacerla. Y me voy muy contenta, con mucha fuerza, vamos a trabajar mucho".

Al ser consultada sobre su perspectiva para el futuro, dijo que "todo nuevo gobierno implica también nuevas etapas y nuevos comienzos".

Quien sí se refirió al conflicto en la rueda de prensa fue Tabaré Vázquez, con un tono distinto al que empleó en otros momentos de su gestión. "Queremos hablar del amplio camino positivo de relacionamiento, fraterno, histórico", dijo Tabaré. Y añadió: "Botnia es apenas un punto, un pequeño punto de discordancia en una relación de concordia, que deberá ser discutido oportunamente donde corresponda".

El canciller uruguayo, Pedro Vaz, envió otra señal positiva. "El trabajo sobre el diferendo respecto a Botnia es una constante. Confiamos en que ese proceso, incluyendo la existencia de un nuevo gobierno, ese trabajo, continúe y culmine en lo que todos esperamos que es la solución", dijo, al abrir la cumbre.

Vazquez logró cohesionar a su electorado en tiempos difíciles gracias al conflicto. Mujica buscará "aislarlo" para que dinamice otras cuestiones más urgentes.

Las prioridades para el nuevo período

MONTEVIDEO.- Cristina Kirchner recibió ayer el traspaso del mando como presidenta pro témpore del Mercosur, cargo que ejercerá durante el próximo semestre y con el cual, según dijo, buscará avanzar en para superar las asimetrías del bloque, para eliminar el doble arancel y para llegar a un acuerdo con la Unión Europea (UE). En cambio, Carlos "Chacho" Alvarez dejó la presidencia de la Comisión de Representantes Permanentes. El cargo quedará por ahora vacante. Además, el presidente de Brasil, Lula Da Silva, anticipó en público a Hugo Chávez que "mañana (por hoy) el Senado podría aprobar el ingreso de Venezuela en el Mercosur".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.