Acuerdo para impulsar el juicio político contra Fayt

Buscan suspenderlo hasta que se vote, en un mes, en Diputados
Laura Serra
(0)
28 de mayo de 2003  

La renovación de la Corte Suprema de Justicia que impulsará el flamante gobierno de Néstor Kirchner podría anticiparse. El primer ministro en la mira del oficialismo es Carlos Fayt, cuyo pedido de juicio político, que incluiría la suspensión provisional de su cargo, se tratará, a más tardar, en un mes en la Cámara de Diputados.

Se trata de una jugada audaz que, en la más discreta sintonía, diseñaron las máximas autoridades del bloque de diputados del PJ junto con el propio presidente Kirchner y su ministro de Justicia, Gustavo Beliz. Desde el Senado -la cámara que define la destitución o no de los jueces de la Corte, tras la acusación de la Cámara de Diputados- el oficialismo envió señales de aprobación.

Pero los diputados no parecen dispuestos a tolerar los tiempos que pueda insumirle al Senado el juzgamiento del ministro Fayt. Por eso, el oficialismo acortaría camino y propondría la suspensión provisional del juez de la Corte en el dictamen que elevarán al recinto. De esta manera sería el plenario de la Cámara baja -y no el Senado- el que dispondría el alejamiento anticipado de Fayt de su cargo, junto con su acusación por mal desempeño en sus funciones.

En tanto, el Senado, erigido en tribunal, completaría el proceso de juzgamiento, confirmaron a LA NACION fuentes oficialistas de primer nivel.

No hay antecedentes inmediatos de suspensión de un juez votada en la Cámara de Diputados; ésta es una atribución que tradicionalmente correspondió al Senado. "Sin embargo, la Constitución nacional no impide a los diputados hacer uso de esta facultad", deslizó un diputado oficialista.

¿Qué sucedería si la Corte o el ministro Fayt objetan por inconstitucional la suspensión que eventualmente dispondría la Cámara baja? "Tendrá la oportunidad de defenderse en el Senado, donde el proceso de juzgamiento seguirá su curso", responden los oficialistas. Claro que, para entonces, Fayt ya no ocuparía su puesto en la Corte.

Interrogante

El interrogante que se abre es si esta embestida se repetirá con otros miembros de la Corte. Sabido es que el presidente Kirchner cuestionó, por su afinidad con la gestión de Carlos Menem, la llamada "mayoría automática" del alto tribunal (integrada por su presidente Julio Nazareno, Antonio Boggiano, Gustavo López, Adolfo Vázquez y Eduardo Moliné O´Connor).

"El caso Fayt servirá como globo de ensayo para lograr una depuración natural del alto tribunal. Tal vez, a partir de esta destitución algunos ministros se decidan finalmente a renunciar", deslizó un legislador.

Esa misma fuente adelantó que si estas intenciones no se concretan, avanzarían con otros pedidos de juicio político ya presentados. Entre ellos, el del juez Vázquez.

El dictamen de acusación contra el ministro Fayt ya está casi listo en la Comisión de Juicio Político de la Cámara de Diputados, que preside Ricardo Falú (PJ-Tucumán). El legislador asumirá esta semana el cargo en reemplazo de Sergio Acevedo (PJ-Santa Cruz), nuevo jefe de la SIDE.

Fayt será acusado por mal desempeño por no haberse excusado en la causa "Smith" (por la cual la Corte declaró inconstitucional el corralito financiero), pese a tener un plazo fijo de 200.000 dólares en el Banco Nación, que luego canjeó por los títulos Boden.

Fayt envió su descargo por escrito a la comisión legislativa. "Rechazo el agravio gratuito con lo cual pretenden cuestionar mi honor, al expresar que mi intervención indebida obedecía a que tenía un interés en tales causas judiciales", apuntó.

Además, señaló que no debía excusarse porque en el inciso 4 del artículo 17 del Código Procesal Civil y Comercial se establece que "no es causal de recusación o excusación el hecho de que el juez sea acreedor, deudor o fiador de algunas de las partes cuando ella reviste el carácter de banco oficial, como es el caso del Banco de la Nación Argentina".

Sólo un obstáculo frenaría la embestida que planea el oficialismo: la falta de un acuerdo con las principales bancadas de la oposición.

Por tal motivo, los diputados del PJ iniciarán de inmediato contactos con los jefes de esas bancadas para obtener los respaldos necesarios. Vale recordar que se necesitan los dos tercios de los votos en el recinto para que se apruebe un dictamen de acusación.

Se trata de una mayoría difícil de conseguir si previamente no se teje un amplio acuerdo en la Cámara baja. De hecho, en octubre último, los diputados opositores y un puñado de justicialistas -Falú, entre ellos- fracasaron en su intento de enjuiciar a los nueve miembros del alto tribunal, también por mal desempeño en sus funciones.

En aquella oportunidad fue el propio bloque del PJ el que boicoteó el proceso, a pesar de que lo avaló en un principio. El entonces gobierno de Eduardo Duhalde temía que la Corte emitiera fallos que desestabilizaran su frágil política económica.

Esto explica por qué los diputados de la oposición observan con cierta suspicacia la jugada del PJ. "¿Qué nos garantiza que no se van a arrepentir otra vez?", se preguntan.

El oficialismo intentará ahora llevar tranquilidad a la oposición. "Con Kirchner empezó una nueva etapa. Pero esta vez no avanzaremos sobre los nueve jueces. Esa fue una estrategia equivocada que terminó en fracaso. Iremos paso a paso", afirman.

Jugada decisiva

  • Kirchner y Beliz definieron la embestida con las autoridades del bloque de diputados del PJ
  • Procurarán que la Cámara baja (que lidera Eduardo Camaño) suspenda al magistrado hasta que el Senado vote su juzgamiento
  • Sondean ahora cuál será la postura de la oposición
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.