Acuerdo con el PJ para tratar el financiamiento de la campaña y la ley antibarras

Pichetto y Frigerio se reunieron para acordar la agenda legislativa
Pichetto y Frigerio se reunieron para acordar la agenda legislativa Fuente: Archivo
Gustavo Ybarra
(0)
12 de febrero de 2019  • 15:41

El Gobierno decidió que no convocará a sesiones extraordinarias durante febrero, al tiempo que acordó con un sector del peronismo impulsar los proyectos de financiamiento de los partidos políticos y de régimen penal especial para combatir la violencia en el fútbol a partir del 1º de marzo, cuando comenzará un nuevo período ordinario en el Poder Legislativo.

Ese fue el acuerdo al que arribó el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, durante un almuerzo que sostuvo con miembros de la conducción del Bloque Justicialista del Senado, que preside Miguel Ángel Pichetto (Río Negro).

Frigerio también adelantó a los legisladores opositores la intención del Poder Ejecutivo de impulsar un proyecto de blanqueo laboral cuando se reanude la actividad legislativa, aunque no brindó mayores detalles.

"Es un tema que estaría trabajando el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, y que tiene que ver con el blanqueo de trabajadores, pero no conocemos el contenido", aseguró Pichetto al término del encuentro.

El blanqueo laboral es uno de los capítulos del proyecto de reforma laboral que envió el Gobierno en 2017 y 2018 al Congreso y que nunca prosperó ante el rechazo de un sector del gremialismo.

El líder de la bancada peronista aseguró que en esa materia "será muy importante la opinión del movimiento obrero", al tiempo que adelantó un estudio minucioso de la propuesta por parte de su bancada. "Estamos en el inicio de un año electoral complejo y difícil, en el que los proyectos van a ser evaluados en profundidad y tiene que haber acuerdo político para tratarse", advirtió Pichetto.

En un clima de cordialidad, pero con el inicio de un año electoral y con la persistencia de algunos cortocircuitos a la vista en el interior del oficialismo, Frigerio les transmitió a los referentes del principal bloque de la oposición de la Cámara alta la decisión del Poder Ejecutivo de esperar a que el Congreso retome su actividad el próximo 1º de marzo.

En ese sentido, Pichetto aseguró que el Poder Ejecutivo argumentó que "no había ningún tema de premura, de urgencia" para convocar a sesiones extraordinarias en lo que queda del corriente mes. "Nos parece razonable", agregó el senador, que es candidato a presidente por Alternativa Federal.

El encuentro también sirvió para coordinar la agenda para los primeros meses del año legislativo. Tal como adelantó LA NACION, Frigerio transmitió la prioridad del Gobierno en avanzar con la sanción de los cambios en el financiamiento de los partidos políticos y en el Código Penal para castigar los actos de violencia en el fútbol, una medida que es impulsada por la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

Según informó Pichetto, el proyecto de financiamiento político volverá a discutirse en el Senado en la segunda semana de marzo en la Comisión de Asuntos Constitucionales, que revisará el dictamen de consenso firmado en noviembre del año pasado. El eje central de la iniciativa es el levantamiento de la prohibición de los aportes de las empresas privadas a las campañas electorales de los partidos políticos. Se podría poner un límite de aportes, que serían bancarizados.

El otro proyecto de financiamiento, en tanto, será discutido en la Cámara de Diputados, donde, como consecuencia de las diferencias con la oposición, fue devuelto a comisiones luego de que fuera aprobado en general en diciembre del año pasado.

Asistentes

Además de Frigerio y Pichetto, participaron del encuentro el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó (Pro-Buenos Aires), y los senadores peronistas Rodolfo Urtubey (Salta), Carlos Espínola (Corrientes) y Alfredo Luenzo (Chubut).

En el almuerzo también se habló sobre el decreto de necesidad y urgencia (DNU) que estableció el régimen de extinción de dominio de los bienes obtenidos mediante delitos.

El peronismo reiteró su queja por la forma en que el Poder Ejecutivo avanzó en el tema. "Planteamos nuestra crítica porque el Parlamento estaba activo, tanto que hubo una sanción del Senado sobre el tema", destacó Urtubey.

Pichetto, en tanto, calificó como de "una fragilidad absoluta" el DNU y aseguró que el debate se zanjará en la comisión bicameral que debe tratar ese tipo de decretos, la cual se reuniría la semana próxima en el Congreso.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.