Acusan a gente de Moreno de destrozar oficinas en el Indec

La versión de su renuncia desató la ira contra el gremio ATE
Oliver Galak
(0)
22 de julio de 2008  

Las versiones sobre el posible desplazamiento de Guillermo Moreno derivaron ayer en serios incidentes en el interior del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), organismo donde el secretario de Comercio Interior tiene amplia influencia política.

Según denunciaron los trabajadores enrolados en la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), el gremio que ha acusado a la conducción del organismo de manipular las estadísticas públicas, "una patota de Moreno" destrozó su local en el décimo piso del Indec y amenazó de muerte a seis empleados que se encontraban en el lugar.

"Esta es una isla; de acá no salen más", cantaban unos 20 o 30 miembros de la Unión Personal Civil de la Nación (el gremio mayoritario en el Indec), mientras rompían los vidrios de la oficina de ATE, denunciaron los agredidos. Con la oficina rodeada, los seis militantes de ATE debieron aguardar más de una hora a que la policía se hiciera presente para poder salir sin riesgo.

Damián Comas, delegado de UPCN, negó la participación de su gremio en los incidentes y los atribuyó a "gente de afuera" que llevó la propia gente de ATE.

En lo único que coincidieron ambos gremios fue en señalar al detonante de los disturbios: la publicación en lanacion.com, a las 14.44, de una nota que afirmaba que crecían las versiones del alejamiento de Moreno. Los incidentes comenzaron poco después de las 15.

Según Comas, los delegados de ATE se aprovecharon de esa información para gritarles insultos a quienes estaban en los locales de UPCN ubicados a ambos lados de la oficina del gremio opositor. Según ATE, la inquietud por el futuro de su jefe político fue lo que movió a la "patota" a actuar.

No es nuevo que ambos gremios den versiones distintas de la realidad. ATE afirma que la cifra de inflación real es tres veces superior a la que difunde el Gobierno, mientras que UPCN avala la gestión de la funcionaria morenista Beatriz Paglieri al frente de la dirección que calcula el índice de precios al consumidor (IPC).

Entre los destrozos en el local de ATE que pudo constatar la policía figuran rotura de vidrios y de persianas, pintadas (pues le escribieron "botón" en la puerta), tajos en un bombo y papeles desparramados. La mayoría de esos daños fueron producidos luego de que la policía sacó a los seis miembros de ATE.

Ahorcado

Además, entre los locales de UPCN apareció una especie de horca de la que colgaba una foto del vicepresidente Julio Cobos y la leyenda de "traidor". Ante la consulta de LA NACION, Comas dijo que no lo había visto, a pesar que la macabra decoración está en la entrada del sector donde su gremio tiene oficinas.

"Fueron personas que llegaron con la intervención y que actúan con la modalidad de trabajo y de discriminación laboral que se ha iniciado desde entonces, que obliga a cada trabajador nuevo a afiliarse al gremio de UPCN", dijo a LA NACION Carlos Achigar, secretario de organización de ATE-Indec, uno de los amenazados.

El gremio emitió luego un comunicado en el que afirmó que los agresores actuaron según la orden de "Hernán Brahim, Rubén Zampino, José Luis Blanco y [la directora del Indec] Ana María Edwin". Brahim es el colaborador de Moreno que el senador Gerardo Morales acusó de patotero cuando se presentó hace dos semanas a una reunión en la Cámara alta.

La titular de Madres de Plaza de Mayo-línea fundadora, Nora Cortiñas, recorrió el lugar y se solidarizó con los delegados de ATE. "Están siendo perseguidos por una patota. Es un hecho de violencia desatado por alguien que dio la orden. Esto no se desata porque sí", dijo Cortiñas a LA NACION.

Comas insistió en que a ATE "le gusta victimizarse" y dijo que fueron ellos quienes agredieron a una militante de UPCN a quien escupieron y amenazaron.

Como es costumbre desde hace más de un año, los voceros del Indec mantuvieron un llamativo silencio ante las consultas periodísticas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.