Acusan al Gobierno de prolongar los juicios por derechos humanos en beneficio propio