Adepa advirtió que la prensa nunca había sido tan degradada en democracia