Adiós al jacuzzi de Boudou

La trastienda de la política (y de los políticos)
(0)
14 de mayo de 2012  

El apoyo de Cristina Kirchner a Amado Boudou no le salió barato al vicepresidente, que en medio del escándalo por su vinculación con la ex Ciccone Calcográfica debió resignar el jacuzzi que había instalado en su despacho a un costo que salió del presupuesto del cuerpo y que aún permanece en secreto. Al menos dos fuentes de acceso diario a las oficinas de la presidencia del Senado confirmaron a La Nacion que la costosa bañera fue retirada del baño privado de Boudou y que eso ocurrió después de un pedido expreso de la jefa del Estado. La operación se realizó durante el fin de semana largo de semana santa.

Dura réplica moyanista a los detractores

Omar Viviani la pasó mal en la reunión de la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT). Fue al día siguiente de escenificar en público su respaldo al metalúrgico Antonio Caló para desbancar a Hugo Moyano de la CGT. El taxista manifestó que bajaba sus aspiraciones para seguir liderando la CATT. Algunos dijeron que fue una renuncia. Otros, que se trató de una expulsión. No bien Viviani terminó su discurso, Pablo Moyano lo cruzó y lo desafió a que dijera en público todas las críticas que tenía sobre su padre. Fue un momento tenso. Hubo acaloradas discusiones. No zafó de las acusaciones de "traidor" el marítimo Omar Suárez, que siguió los pasos de Viviani. Un dirigente del gremio de Guincheros que suele frecuentar a la barra brava de San Lorenzo no descartó buscar a Suárez para una pelea mano a mano.

Los choferes del Senado, de brazos cruzados

Ya es comentario obligado en la Cámara alta y motivo de enojo de varios senadores que cuando necesitan un automóvil oficial se encuentran con una hasta ahora desacostumbrada negativa. A eso se suma el espectáculo de los conductores que hacen tiempo en el garaje del Senado, sin autos para manejar. La respuesta es sencilla: los rodados han sido tomados por los funcionarios que llegaron junto al vicepresidente Boudou, quienes, al parecer, prefieren evitar ojos y oídos indiscretos, al tiempo que dejan de a pie a los legisladores.

¿Una reunión con Macri en Olivos?

En medio de la escalada del conflicto entre la Nación y la ciudad de Buenos Aires, hay quienes sin embargo imaginan un próximo encuentro entre la presidenta Cristina Kirchner y Macri. No se trata, por cierto, de Mauricio, el jefe de gobierno porteño, sino de Jorge, su primo e intendente de Vicente López, con quien la Presidenta debería compartir el chocolate con churros la mañana del 25 de mayo, en la quinta de Olivos. "El japonés (Enrique) García fue invitado todos los últimos años. Si me invitan, voy seguro", afirmó Macri a sus íntimos, aunque la tensa relación entre kirchneristas y macristas siembra dudas sobre la llegada de la invitación.

Sin lugar ni teléfonos para la prensa en Comodoro Py

Los periodistas de los tribunales federales de Comodoro Py se la creyeron. El año pasado los desalojaron de la sala de prensa para instalar una oficina de sorteos de causas para que el trámite fuera más transparente y evitar suspicacias. No se quejaron. Los mudaron con promesas de TV y computadoras. Pasaron seis meses y no pasó nada. Incluso están peor. Los teléfonos no tienen tono y no hay señal de Internet. Los periodistas elevaron sus quejas por carta al presidente de la Cámara de Casación Penal, Pedro David, y al titular del Consejo de la Magistratura, Manuel Urriza. Ambos organismos se pasan la pelota entre ellos.

La foto de Cristina que distribuye Parrilli

En todos los despachos de la Casa Rosada aparece la misma foto. Está Cristina Kirchner parada, con la bandera argentina detrás, rodeada por los bustos de San Martín y Manuel Belgrano y con la estatua de la República en el medio. La imagen se repite en cada oficina de los funcionarios políticos, en un portarretrato de bordes espejados. La foto, tomada el día de la asunción presidencial, la mandó a repartir el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.