Advertencia de legisladores peronistas

Exigieron al Gobierno que preserve las reservas monetarias del Banco Central
(0)
7 de diciembre de 2001  

Los bloques de diputados y de senadores justicialistas lanzaron ayer una severa advertencia al Poder Ejecutivo: en una declaración conjunta le "exigieron" al presidente Fernando de la Rúa que preserve las reservas monetarias del Banco Central y que arbitre las medidas necesarias para "garantizar la libre disposición de los salarios".

El documento intentó eludir cualquier definición tajante sobre la situación económica y política por la que atraviesa el país, ya que se procuró presentarlo como el resultado de un delicado equilibrio para evitar dar "señales desestabilizantes", como afirmó el titular de la bancada peronista de la Cámara baja, Humberto Roggero (Córdoba).

Así, Roggero justificó el contenido de la declaración que, no obstante, en sus cinco puntos no hace más que reclamarle al Poder Ejecutivo una serie de medidas para superar "los difíciles momentos que vive el país".

Sin embargo, algunas de las exigencias son casi imposibles de cumplir por el Gobierno, lo que podría leerse como el penúltimo paso del PJ antes de pasar a una actitud ofensiva.

Es el caso del pedido a los presidente de bloque de ambas cámaras parlamentarias -Roggero y el sanjuanino José Luis Gioja (Senado)- que en forma urgente impulsen "acciones legales" destinadas a custodiar los ahorros de la población, y el reclamo al Poder Ejecutivo para que prorrogue las sesiones ordinarias y que incluya "como tema de debate parlamentario" la derogación de las facultades delegadas por el Poder Legislativo.

La declaración surgió tras una extensa reunión de más de cuatro horas -con almuerzo incluido-, en el que ambas bancadas peronistas discutieron la estrategia parlamentaria por seguir en los próximos días ante la críticas situación que vive el país.

El encuentro estuvo marcado por la visión pesimista de la mayoría de los participantes sobre el futuro de la Argentina y de la administración de Fernando de la Rúa, a quien cuestionaron en duros términos por su relación con el Parlamento.

Ley de acefalía

Es más, uno de los temas del encuentro fue la posibilidad de impulsar la modificación de la ley de acefalía, a pesar de que Gioja negó que el tema se hubiese abordado en el almuerzo, aunque debió reconocer que "en virtud de las circunstancias que vive el país se analizará" y que la norma "necesita una modificación".

Sin embargo, ese clima denso no se tradujo en el comunicado presentado en la conferencia de prensa que encabezaron Roggero y Gioja.

Sobre todo porque en la reunión se evaluó, y con fuerza, la posibilidad de pasar a una postura ofensiva si las exigencias no son atendidas por el Gobierno.

Si bien nadie fijó fecha para el tácito ultimátum, un amplio sector de senadores y diputados pretende impulsar una "autoprórroga" de las sesiones ordinarias, lo que se convertiría en un duro golpe contra el Presidente.

Una declaración de ese calibre dejaría sin efecto el precepto constitucional de que es el Poder Ejecutivo el que decide la duración del período de sesiones ordinarias y los temas que el Congreso podrá debatir en ese plazo.

Las consecuencias políticas podrían ser gravísimas, sobre todo si, como plasmó el PJ en su declaración, pretende derogar las facultades delegadas. Además, ambas cámaras quedarían habilitadas para tratar cualquier proyecto de ley e imponer su impronta, desde el Parlamento, al manejo de la crisis.

Esta discusión no fue trasladada a nivel público. Por la noche ingresó en el Senado un proyecto que dispone la prórroga de las sesiones ordinarias. Copias de la iniciativa eran enviadas por fax al peronismo en la Cámara de Diputados.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.