Advertencia para las entidades bancarias

Habrá multas si no cumplen las reglas
(0)
27 de enero de 2002  

El presidente Eduardo Duhalde anticipó que "serán severamente sancionados" los bancos que no cumplan con las reglas de la flexibilización o den un trato "vergonzoso" a sus clientes.

Además, el mandatario volvió a responsabilizar por la crisis actual a la "alianza" que existió en los últimos años "del Gobierno con el sector financiero y el sector bancario", y aseguró que, a raíz de esa coalición, "evidentemente la riqueza no quedó en los argentinos".

Durante el primer programa de radio de los tres semanales que el mandatario ofrecerá por Radio Nacional, Duhalde aseguró sentirse "incómodo" por "algunos comentarios de que el Gobierno no tiene claridad, que da marchas, que da contramarchas, que no tiene un plan y que le falta rumbo".

En los últimos días, y tras las medidas de flexibilización y pesificación de los depósitos hasta el nivel de US$ 5000, se registraron problemas y quejas, ya que en la primera jornada hubo entidades en las que no se pudieron realizar las operaciones.

Los bancos dijeron que los permanentes cambios en las reglas les impedían adaptar rápidamente sus sistemas informáticos, y enviaron al BCRA una lista de decisiones que resultan contradictorias o confusas.

Pero desde el Banco Central decidieron la iniciación de sumarios que podrían terminar con la aplicación de sanciones si se demuestra renuencia o resistencia a aplicar las reglas de la autoridad monetaria.

En ese sentido, las palabras de Duhalde parecieron ayer lanzar un firme respaldo a la actitud del BCRA y también apuntarían a recuperar en algo el apoyo del público, que protagonizó el viernes por la noche un cacerolazo de alcance nacional.

Los bancos enfrentan una presión adicional puesto que ahora son ellos los encargados de discernir si los clientes que tienen ahorros en el corralito tienen derecho o no de acogerse al régimen de excepción que ampara a los ancianos, a los convalecientes de enfermedades graves y a los indemnizados por despido que continúan sin trabajo.

Las entidades bancarias han enfrentado en las últimas semanas la furia de los ahorristas por las medidas del Gobierno. El público los ha hecho también responsables de la situación y en varias manifestaciones se los responsabilizó por un supuesto "robo de los ahorros de los clientes".

Hasta ahora, el discurso del presidente Duhalde y el del ministro Jorge Remes Lenicov habían mantenido una gran prudencia respecto del tema y se habían cuidado de acusar a las entidades.

Adiós a las justificaciones

Los dos explicaron en diferentes oportunidades que, ante la corrida de los depósitos, los bancos estaban imposibilitados de satisfacer todas las demandas por razones técnicas y de la propia lógica de funcionamiento del sistema financiero.

Las palabras de ayer, las primeras después del segundo y mayor cacerolazo contra la gestión de Duhalde, significan además un endurecimiento del discurso con el sector.

El primer mandatario se había limitado anteriormente, en un reportaje con LA NACION, a defender a los bancos Nación, Provincia y Ciudad de Buenos Aires, al decir que por ser estatales eran los únicos que siempre garantizan que tarde o temprano los depositantes recuperarán todos sus ahorros.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?