Advierte el Gobierno que vetará leyes

El jefe de Gabinete dijo que se rechazarán iniciativas impulsadas por otros sectores; buscan aliados con una agenda de centroizquierda
Mariano Obarrio
(0)
6 de diciembre de 2009  

Tras su derrota política en el Congreso, el gobierno de Cristina Kirchner diseña y pondrá en marcha un plan para demostrar que no perdió el control de las comisiones de la Cámara de Diputados ni del recinto y advirtió que apelará al veto presidencial para bloquear las leyes que la oposición pudiera lograr sancionar si van contra la voluntad del Poder Ejecutivo.

El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, ratificó ayer que la Casa Rosada "examinará" cada ley. "Si no estamos de acuerdo, volverán al Congreso para su revisión o para su archivo", sostuvo.

Oficializó así lo que había anticipado hace una semana el jefe del bloque de diputados kirchnerista, Agustín Rossi. El ministro adelantó también que buscará "consensos para cada ley", en forma individual, y calificó a la oposición de "rejuntado" y "mayoría circunstancial".

Según pudo saber LA NACION, el diputado Néstor Kirchner y la Casa Rosada preparan una agenda parlamentaria que les permita obtener triunfos simbólicos para disipar la imagen de debilidad con la sanción de leyes como la reforma del régimen de entidades financieras o la nacionalización de hidrocarburos, que podrían tener apoyo opositor.

"Haremos peronismo tradicional. Conseguiremos algunos aliados del peronismo disidente como Graciela Camaño; de la izquierda, Pino Solanas, Eduardo Macaluse, Claudio Lozano, y el socialismo, tanto en las comisiones como en el recinto, confió a LA NACION una alta fuente del oficialismo.

Video

En la sesión preparatoria del jueves pasado, la oposición se quedó con el control de las comisiones, aunque en las estratégicas la mayoría opositora es de sólo un voto y las presidirá el oficialismo. La respuesta al revés político es la misma que tras la derrota electoral del 28 de junio. "Profundizar el modelo", decían ayer en el kirchnerismo.

Todavía no están definidos los tiempos. En la Casa Rosada planean paralizar el Parlamento hasta marzo de 2010, cuando comienza el año parlamentario y controlar el Senado en febrero para frenar las iniciativas de Diputados. Aníbal Fernández no descartó ayer que la Presidenta convoque antes a sesiones extraordinarias para debatir sólo proyectos del Poder Ejecutivo, como los de bancos y petróleo, pero aseguró que, por ahora, no está previsto.

Con esas iniciativas, el Gobierno también pretendería contrarrestar la ofensiva opositora, que promete leyes para reformar el Indec y el Consejo de la Magistratura o coparticipar el impuesto al cheque.

La otra pata del plan estará en la calle. La Casa Rosada apoyará, aunque sin admitirlo, una gran marcha de grupos piqueteros el miércoles próximo para protestar por el segundo aniversario del mandato del jefe del gobierno porteño, Mauricio Macri. Irán a la sede porteña Luis D´Elía y Milagro Sala, emblemáticos piqueteros K (como se informa por separado). Se procura como señal demostrar que "la calle todavía es del kirchnerismo".

"Son un rejuntado"

El Gobierno buscó ayer relativizar la derrota parlamentaria. En declaraciones a Radio 10, Aníbal Fernández aseguró que "no hay que preocuparse" y, sin hablar abiertamente del veto, recordó la facultad que otorga el artículo 78 de la Constitución a la Presidenta para rechazar leyes. "El Ejecutivo va a examinar las leyes y después, eventualmente, las promulgará o no las promulgará", dijo.

¿Quién debe ser el técnico de la selección argentina?

Sobre la oposición, aseguró que "son rejuntados y los rejuntados no piensan parecido, solamente son un número circunstancial", consideró.

"La discusión va a ser la de la casuística, la del proyecto por proyecto. Los proyectos que tengan corte progresistas y transformadores de la sociedad va a tener el acompañamiento de una parte de la oposición y de la otra parte, no", añadió.

También criticó a los medios de comunicación. "Tienen una visión cortoplacista como si fuese una fotografía y no una película", comparó Fernández. "La política es dinámica", concluyó.

El plan de Kirchner

  • Recuperar el control. El kirchnerismo buscará que la representación opositora en las comisiones de Diputados tenga la mayor cantidad de potenciales aliados (Graciela Camaño, Claudio Lozano, Macaluse, Pino Solanas, socialistas) para ganar votaciones aun con la minoría.
  • Batalla del Senado. En febrero el oficialismo buscará controlar el Senado y sus comisiones para frenar leyes opositoras que vengan de Diputados y evitarle tantos vetos a la Presidenta.
  • Parálisis. El Gobierno intentará que el Congreso no funcione hasta marzo; luego impulsará proyectos afines a la izquierda y al peronismo disidente.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.